logo

CASA CUNA CUENTEROS es un grupo de narradores orales que trabaja ad honorem en el Hospital General Pediátrico Pedro de Elizalde (ex Casa Cuna). Se conformó el 25 de julio del 2013 y en la actualidad cuenta con dieciséis miembros activos, tres de ellos son los coordinadores/fundadores a cargo del proyecto: Verónica Álvarez Rivera y Alejandra Alliende (área de narración) y la Lic. Laura Ormando (área de psicología y enlace institucional). La frecuencia de concurrencia al hospital es semanal y se abarcan diferentes áreas del mismo, así como también la franja etaria que abarca desde 0 a 18 años.


Casa Cuna Cuenteros surge a partir de la necesidad e interés de crear un espacio saludable de promoción de la lectura en el hospital, un ámbito donde los libros no suelen llegar con facilidad. No es regla general ver a los padres leyendo un cuento a los chicos pero si entregar un celular para que jueguen. Esta situación propia de la época actual se acentúa en las circunstancias de espera de tratamientos e internaciones hospitalarias: las pantallas entretienen, permiten “pasar” el tiempo muchas veces prolongado, un tiempo que parece eterno. Nos dimos cuenta de que los libros no eran tenidos en cuenta por las familias ni por los chicos que concurrian a recibir sus tratamientos. Nos preguntamos porque y les preguntamos porque. “Los libros son para los que saben leer y yo no sé”, respondió una nena. “Los libros son aburridos, son como los de la escuela”, respondió otro nene. “Los libros son para los doctores, que estudian”,nos dijo una mama. “Los libros son dificiles”, agrego un abuelo. Los libros no encerraban historias maravillosas, de risa o de amor: eran un objeto de saber o demasiado complicados para ser tenidos en cuenta. Pero estas apreciaciones también tenían una razón de ser: la población que concurre al hospital proviene de zonas desfavorables, con duras historias de violencias y abusos, de pobreza, de derechos vulnerados. Muchos de ellos, padres e hijos han debido abandonar los estudios para trabajar o cuidar a hermanos menores. Los libros son entonces algo reservado para quienes sostienen la escolaridad, para quienes estudian. Fue entonces que pensamos un espacio en donde los libros empezaran a circular de otra manera. Para todos. Si bien la actividad de narración y promoción de la lectura de Casa Cuna Cuenteros se desarrolla en un espacio de salud, lejos está de ser un tratamiento psicoterapéutico. Lo conceptualizamos desde la idea de abrir posibilidades de expresión y de circulación de la palabra desde el libro hacia y con los participantes. En este sentido no se jerarquizan valores ni contenidos. Desde el punto de vista de la salud y la literatura, podemos conceptualizarlo como una intervención del espacio público hacia la comunidad del hospital pediátrico que apunta a la expresión subjetiva y el lazo social a través de la narración, la promoción y el fomento de la lectura como actividad y no de una elaboración de lo traumático ni de la enfermedad especifica. No se cura con la palabra, pero es a través de ella que se recupera el lugar de la fantasía, la creatividad, el juego y la exploración, propias del ser humano. Por eso, pensamos la promoción de la lectura dentro de un marco de promoción primaria de la salud.



DESCARGAR GACETILLA DE PRENSA