logo

El Hospital General de Niños “Dr. Pedro de Elizalde” es el hospital pediátrico más antiguo de América. Pero no siempre fue un hospital. Comenzó a funcionar el 7 de agosto de 1779 como la Casa de Niños Expósitos de Buenos Aires. Su nombre original, fue debido a que albergaba a los niños abandonados, “expuestos”, en las calles o en las puertas de las iglesias. En ese entonces, el edificio original en donde funcionaba la institución, contaba con un dispositivo llamado “torno”: un armazón de madera, giratorio, donde las mujeres abandonaban a sus hijos. Hacían sonar una campanilla adosada a la pared y un empleado, desde dentro del edificio hacia girar el aparato y recibía al niño, sin que se supiera quien lo había abandonado. Desde su creación, tuvo diversas administraciones: la Hermandad de la Caridad, la Sociedad de Beneficencia manejada por mujeres de la aristocracia hasta que finalmente devino en hospital pediátrico. En 1920 cambio su nombre por el de Casa Cuna y fue dirigida entre 1935 y 1946 por el Dr. Pedro de Elizalde, médico que introdujo el método de identificación de los niños recién nacidos, que es el que permanece en uso hasta el presente. En 1961, deja de funcionar como hogar de acogida de niños huérfanos y deviene hospital pediátrico, aunque es conocido también por su tradicional denominación de Casa Cuna Cuenteros adopta justamente el nombre popular con el que se conoce a este emblemático hospital.